viernes, 27 de julio de 2012

Sesión 8: El resultado de la empresa. El concepto de gasto e ingreso

Comencemos con el concepto de gasto. Los gastos son definidos en el Plan General de contabilidad como los "decrementos de patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de salidas o disminuciones en el valor de los activos, o de aumento del valor de los pasivos, siempre que no tengan su origen en distribuciones monetarias o no, a los socios o propietarios, en su condición de tales".

De acuerdo con la definición anterior, el gasto implicará una disminución de recursos de la empresa (patrimonio neto), y será el necesario para poder realizar la actividad típica de aquélla durante el ejercicio en el que se produce, para así obtener los ingresos correspondientes a la realización de dicha actividad económica. Normalmente se producirá por la compra de mercaderías, materias primas, consumo de suministros, telefonía, entre otros conceptos, que genera la actividad normal de la empresa durante el ejercicio económico.

En cuanto al concepto de ingreso lo define el Plan: "incrementos en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de entradas o aumentos de valor de los activos, o de disminución de los pasivos, siempre que no tengan su origen en aportaciones, monetarias o no, de los socios o propietarios".

Por tanto, un ingreso implicará un aumento de los recursos de la empresa (patrimonio neto), y normalmente provendrán de la venta de productos o de la prestación de servicios que conforman la actividad normal realizada por la empresa durante el ejercicio.

Resumiendo tanto los gastos como los ingresos siempre irán referidos al ejercicio en el que se producen, y nunca se originarán por medio de retiradas o aportaciones de capital por parte de los socios. Y ambos conceptos generarán variaciones en el patrimonio neto de la empresa.

En consecuencia, el resultado de una empresa será definido como la diferencia entre los ingresos y gastos originados en un determinado ejercicio económico. De tal manera que, si los ingresos que se obtienen en el ejercicio son superiores a los gastos realizados, diremos que la empresa obtiene beneficios y, por contra, cuando los gastos en que se incurran sean superiores a los ingresos, la empresa habrá tenido pérdidas durante el ejercicio. Recordemos que el resultado es uno de los objetivos fundamentales de la contabilidad, es decir, conocer los beneficios o pérdidas obtenidos en un periodo determinado.

INGRESOS – GASTOS = RESULTADO DEL EJERCICIO

SI INGRESOS > GASTOS: BENEFICIOS
SI GASTOS > INGRESOS: PÉRDIDAS

Por tanto, el beneficio o pérdida influirá en el patrimonio neto de la empresa incrementándolo si estamos en presencia de un resultado positivo y minorándolo cuando éste sea negativo.

Ahora nos podríamos preguntar ¿un pago es realmente un gasto? ¿un cobro es un ingreso? El gasto, si bien es una adquisición realizada, no tiene por qué corresponderse con una salida de efectivo (pago), sino que, la generación de aquél puede ser anterior, simultáneo o posterior al momento en que se efectúe su pago. De forma paralela, los ingresos, pueden no corresponderse en el tiempo con la entrada de efectivo (el cobro) derivada de los mismos. Por ejemplo, imaginemos que tenemos una factura pendiente a pagar en un plazo de 3 meses por una compra de género a un proveedor, en este caso ya se habrá producido el gasto, pero el pago no se producirá hasta que no pasen esos 3 meses. O imaginemos una factura pendiente de cobro a un cliente por una venta de género que se le ha hecho, aquí ya se habrá generado el ingreso, pero el cobro está pendiente todavía de producirse. Incluso pudiéramos haber hecho un anticipo a un proveedor para una futura compra, con lo cual aquí ya se ha producido un pago, pero el gasto no se producirá hasta que no hagamos efectiva esa compra prevista.

En resumen, los gastos o los ingresos se originan cuando se produce la corriente real de bienes o servicios que se reciben o entregan en el seno de una operación comercial. Por contra, el cobro o pago de los mismos provocan la corriente monetaria que permite liberarse de los derechos de cobro y obligaciones de pago que surgen de aquellos. En atención a ello, ambas operaciones pueden ser, por tanto, independientes y referidas a momentos distintos del tiempo.

¿Se puede hablar de inversión como un gasto más? Según lo expuesto, no parecen existir diferencias importantes entre un gasto y una inversión, pero si las hay. La distinción entre un gasto y una inversión va a depender de la consideración inicial que estimemos sobre el comportamiento normal de esa compra o adquisición a lo largo del ejercicio económico que estemos contabilizando. De modo que, si consideramos que una adquisición, por regla general, tiende a ser consumida dentro del ejercicio económico será tratada como gasto, y si va a ser consumida durante más de un ejercicio económico, se le otorgará el tratamiento de un activo.

A titulo de ejemplo, si compramos mercaderías, éstas inicialmente, según lo ya expuesto, deberán ser calificadas como gasto del ejercicio en el que se adquieren, dado que, es lógico pensar, que serán vendidas en un espacio de tiempo relativamente corto. Por el contrario, la compra de elemento de transporte será calificada como inversión (activo), ya que, es más probable que su uso se extienda a más de un ejercicio económico y, en por tanto, su desgaste y pérdida de valor tendrán incidencia en los resultados de varios ejercicios.

¿Hablar de coste es lo mismo que hablar de gasto? Se entiende por coste el valor económico del consumo de bienes y/o servicios aplicados al proceso de producción. Por tanto, no hay coincidencia entre el concepto de gasto y el de coste. Mientras que el primero se refiere al valor de lo comprado, el segundo lo hace en el sentido de lo consumido por la actividad o el elemento al que deseamos calcular su coste. Por ejemplo; si llenamos el depósito de gasolina de un coche para viajar de un punto A a otro B, el valor de toda la gasolina echada en el referido depósito tendrá la consideración de gasto, en tanto que, presumiblemente en un espacio corto de tiempo, toda ella será finalmente consumida. Sin embargo, para determinar el coste en términos de gasolina para hacer dicho viaje tan sólo tendremos en cuenta el combustible realmente consumido en dicho viaje.

En cuanto a los conceptos relativos a gastos e ingresos según el PGC, son muchos e iremos refiriéndonos a ellos poco a poco a lo largo de mis exposiciones, de todas formas los podéis ir revisando en el Plan General Contable de Pymes (partes cuarta y quinta, grupos 6 y 7), una vez lo hayáis descargado de mi blog si no lo habéis hecho todavía. En la próxima sesión veremos qué es un hecho contable y sus clases. Para entonces os espero.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Pablo:

      Perdona las molestias, pero por error eliminé tu comentario. Cuando puedas vuelve a consultarme tus dudas. Cordiales saludos y gracias por visitar mi blog.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar