domingo, 6 de enero de 2013

Sesión 25: Correcciones valorativas de las existencias. Depreciación reversible

Recordemos de la sesión anterior el principio contable de prudencia, que obliga también a que registremos contablemente las depreciaciones reversibles. Estas pérdidas no son definitivas, se pueden llegar a recuperar porque el bien no se ha deteriorado ni tampoco extraviado, y se originan por circunstancias del mercado que hacen que la empresa estime un valor de "mercado" del bien inferior al importe del mismo reflejado en la contabilidad.

Las depreciaciones reversibles también se denominan "deterioros de valor". Según el Plan General Contable, el deterioro de valor de las existencias se contabilizan en las cuentas del subgrupo 39 con el mismo nombre. Estas cuentas funcionan como pasivos, y figuran en el activo corriente del balance minorando la partida en la que figura el correspondiente elemento patrimonial. Las cuentas son las siguientes:

39. DETERIORO DE VALOR DE LAS EXISTENCIAS
390. Deterioro de valor de las mercaderías.
391. Deterioro de valor de las materias primas.
392. Deterioro de valor de otros aprovisionamientos.
393. Deterioro de valor de los productos en curso.
394. Deterioro de valor de los productos semiterminados.
395. Deterioro de valor de los productos terminados.
396. Deterioro de valor de los subproductos, residuos y materiales recuperados.

¿Cuándo se realiza la dotación por el deterioro de valor de las existencias? Pues cuando el "valor neto realizable" sea menor que el precio de adquisición o coste de producción de aquéllas. ¿Cuál es el valor neto realizable de las existencias? Según el Plan General Contable, "es el importe que la empresa puede obtener por su enajenación en el mercado, en el curso normal del negocio, deduciendo los costes estimados necesarios para llevarla a cabo... " (1ª parte, apartado 6º Criterios de valoración).

En definitiva, el valor neto realizable de las existencias (VNR) es el importe al que en un momento determinado se podrían vender las existencias una vez minorados los costes relativos a la operación. Es decir, estamos hablando del "valor de mercado" de aquéllas, siempre y cuando la venta se realice en condiciones normales (y no por una urgencia extrema para obtener liquidez, por ejemplo). Vamos a ver con un ejemplo cómo se contabiliza el deterioro de valor de las existencias.

Ejemplo: En el mayor de la empresa, a 31 de diciembre del año 2010, el saldo de la cuenta Mercaderías ya ajustado con la variación de existencias es de 2.010 €, y el saldo de la cuenta Deterioro de valor de las mercaderías es nulo. El valor neto realizable a 31 de diciembre de 2010 es de 1.550 €. A 31 de diciembre de 2011, el saldo ya regularizado de la cuenta Mercaderías es 1.680 €, siendo el valor neto realizable 1.800 €. A 31 de diciembre de 2012, el saldo de la cuenta Mercaderías ya ajustado es de 3.000 €, siendo el valor neto realizable 2.550 €.
Se pide: realizar los asientos de regularización que procedan para los ejercicios 2010, 2011, 2012.

Solución:

Para 2010:

Saldo de la cuenta (390) Deterioro de valor de las mercaderías: 0 €
Por tanto, no tenemos que contabilizar la baja del deterioro de valor del ejercicio precedente.

Vc = 2.010 €; VNR = 1.550 €
Como VNR < Vc, entonces si procede contabilizar la pérdida por deterioro del valor de las existencias, esta pérdida se imputará al resultado del ejercicio como un gasto, utilizándose para ello la cuenta (693) Pérdidas por deterioro de existencias:

Aprender contabilidad desde cero. Copyright © Antonio Pérez García, 2018

A tener en cuenta antes de realizar el asiento que:
Pérdida por deterioro = Vc - VNR; Pérdida por deterioro = 2.010 - 1.550 = 460 €

Para 2011:

Saldo de la cuenta (390): 460 €
Por tanto, según el Plan General Contable, tendremos que dar de baja totalmente la pérdida por deterioro estimada en el ejercicio precedente, esta baja del deterioro se imputará al resultado del ejercicio como un ingreso, utilizándose para ello la cuenta (793) Reversión del deterioro de existencias, tras este asiento contable la cuenta (390) quedará saldada (con saldo cero):

Aprender contabilidad desde cero. Copyright © Antonio Pérez García, 2018

Vc = 1.680 €; VNR = 1.800 €
Como VNR > Vc, entonces no procede contabilizar la pérdida por deterioro del valor de las existencias.

Para 2012:

Saldo de la cuenta (390): 0 €
Por tanto, no tenemos que contabilizar la baja del deterioro de valor del ejercicio precedente.

Vc = 3.000 €; VNR = 2.550 €
Como VNR < Vc, entonces si procede contabilizar la pérdida por deterioro del valor de las existencias.
Pérdida por deterioro = Vc - VNR; Pérdida por deterioro = 3.000 - 2.550 = 450 €
Por tanto, el asiento quedaría así:

Aprender contabilidad desde cero. Copyright © Antonio Pérez García, 2018

con lo cual la cuenta (390) ya reflejaría un saldo acreedor de 450 € (que es el correcto).

En resumen, a la hora de realizar al final del ejercicio los ajustes contables relativos al deterioro de valor de las existencias, procederemos del siguiente modo:

Primero. Observamos el importe del saldo de la cuenta de Deterioro de valor de las existencias. Si éste no es nulo, se debe a que en el ejercicio precedente se estimó una pérdida por deterioro, que en el ejercicio actual daremos de baja totalmente, según el Plan General Contable:

Aprender contabilidad desde cero. Copyright © Antonio Pérez García, 2018

Si el saldo de la cuenta de Deterioro de valor de las existencias es nulo, lógicamente no habrá que realizar el anterior asiento al no haberse hecho ninguna estimación de deterioro en el año anterior.

Segundo. Realizamos el "test de deterioro", para ver si tenemos que estimar el deterioro de valor de las existencias en el actual ejercicio. Si el valor neto realizable es menor que el valor contable hay que estimar el deterioro de valor correspondiente, que vendrá determinado por la diferencia entre el Vc y el VNR:

Aprender contabilidad desde cero. Copyright © Antonio Pérez García, 2018

Si el VNR es mayor o igual al Vc no tenemos que estimar ningún deterioro de valor, y por tanto no habrá que realizar el anterior asiento.

En la sesión próxima expondré los aspectos básicos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que hemos que tener en cuenta a la hora de contabilizar. Saludos y hasta entonces.

4 comentarios:

  1. Buenas Antonio, me surge una duda que no viene al caso pero que se me acaba de ocurrir y no se donde encajarla.
    Supongamos que una empresa compra un terreno antes de la crisis por 100.000 y al cabo de los años ese terreno, en mercado, ya no vale ni la mitad. ¿contablemente cambia algo o de cara a las cuentas de la empresa sigue valiendo lo mismo?. En teoría es un inmovilizado que no se deprecia pero en la realidad si lo ha hecho. Lo que no se es si hay que ir variando su valor cuando se hagan los balances o este permanecerá inamovible hasta su venta. Es que si el valor real del terreno son 50.000 a los cinco años y seguimos contado con que vale 100.000 el balance no saldría real, parecería que la empresa tiene más patrimonio del que realmente se dispone. Otra cosa es que con los años lo recupere.

    Saludos
    Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Francisco:

      Partiendo del ejemplo que comentas, si el terreno tiene un valor de mercado después de su compra menor que su valor contable (en nuestro caso 100.000), habría que dotar el deterioro de valor correspondiente que reflejaría en nuestra contabilidad esa posible pérdida, cumpliendo con el principio contable de prudencia. La cuantía de este deterioro de valor sería la diferencia entre el valor contable y el valor de mercado del terreno.

      De todas formas Francisco, en la sesión que corresponda profundizaré en este tipo de cuestiones. Gracias y un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Como calculo el porcentaje de perdida de valor de una mercaderia??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Victor:

      Para una corrección valorativa de las mercaderías no tienes que calcular ningún porcentaje de pérdida de valor de las mismas, como he explicado en esta sesión has de tener en cuenta el valor neto realizable de las existencias y su valor contable, comparándolos sabremos si existe pérdida o no de valor y su importe exacto.

      De todas formas te rogaría que volvieses a leer atentamente la sesión, pues me da la sensación de que no has captado bien los conceptos básicos que he expuesto.

      Cordiales saludos, si sigues teniendo dudas contacta otra vez conmigo, espero que sigas visitando mi blog.

      Eliminar